Glosario

Da clic en los siguientes rangos de caracteres para ver las descripciones de cada término.

Vejiga hipoactiva

La vejiga hipoactiva es aquella que retiene más orina de lo normal. Al no sentir que la vejiga está llena, se producen pequeñas pérdidas de orina conforme aumenta la presión en sus paredes.

Menopausia

Período que marca el término permanente de la actividad menstrual en una mujer.

Ejercicios de los músculos del suelo pélvico

Ejercicios que implican la contracción y relajación de los músculos del suelo pélvico con el fin de reforzarlos y aumentar así la presión del cierre uretral.

Enuresis

La enuresis es la pérdida involuntaria de orina. Cuando se produce durante la noche, se le denomina enuresis nocturna.

Ejercicios de Kegell

También conocidos como ejercicios del suelo pélvico.  Tratan de fortalecer los músculos del suelo pélvico a base de contracciones y relajaciones.  Entre otras ventajas, aumentan la presión del cierre uretral.

Micción

Acción de orinar (evacuar la orina).

Próstata

Glándula masculina ubicada en la base de la vejiga y alrededor de la uretra, que segrega un líquido durante la eyaculación. En los hombres de edad avanzada, esta glándula puede aumentar de tamaño y obstruir el conducto urinario. Los síntomas de esta condición son la reducción del volumen y la fuerza del flujo de orina.

Incontinencia de esfuerzo

Incontinencia urinaria que se produce a raíz de esfuerzos físicos bruscos como toser, estornudar, reír, levantar peso o hacer ejercicio. Normalmente se trata solamente de pequeñas pérdidas de orina y suele estar relacionada con el debilitamiento de los músculos del suelo pélvico.

Goteo tras la micción

Se produce cuando la vejiga no se vacía completamente y se experimentan pequeñas pérdidas después de orinar. Se debe generalmente al agrandamiento de la próstata o a debilidad en los músculos del suelo pélvico.

Incontinencia mixta

Como su nombre lo indica, sus síntomas son variados. Suele ser una combinación de incontinencia de esfuerzo y de urgencia. Cuando se experimentan ambos tipos de incontinencia, uno de ellos tiene más repercusiones que el otro, por lo que se recomienda afrontar primero los síntomas más frecuentes.

Músculos pélvicos

Los músculos del suelo pélvico forman una amplia unidad de soporte entre las piernas que se extiende desde el hueso púbico hacia atrás, hacia la base de la espina dorsal.

Incontinencia por rebosamiento

Se trata de un flujo constante o esporádico de orina causado normalmente por una obstrucción o lesiones nerviosas.

Incontinencia de urgencia

Conocida también como vejiga hiperactiva, es el tipo de incontinencia más común entre los hombres. Se produce una necesidad repentina de orinar y la vejiga expulsa orina de forma involuntaria. Se debe por lo general a una interferencia de las señales nerviosas entre la vejiga y el cerebro; normalmente se debe al agrandamiento de la próstata o a las secuelas de una operación de esta glándula.

Además, es posible que aumente la frecuencia miccional por encima de lo normal durante el día (4-8 veces) y quizás también durante la noche. Sin embargo, en determinados casos se puede "entrenar" la vejiga para orinar menos veces y evitar ir al baño por las noches.

Vejiga neurógena

La existencia de lesiones neurológicas a causa de una enfermedad puede afectar a la comunicación entre el cerebro y la vejiga. Como consecuencia, no se puede controlar la vejiga ni vaciarla completamente.

Incontinencia funcional

Incapacidad para llegar a tiempo al baño por las complicaciones asociadas a enfermedades físicas o mentales.